FOBIAS MIEDOS Y TRANSTORNO OBSESIVO COMPULSIVO

 

   
Fobias y Miedos

Acrofobia

Acuafobia

Aerofobia

Agateofobia

Agorafobia

Aicmofobia

Ailurofobia

Aliumfobia

Amaxofobia

Androfobia

Antropofobia

Aracnofobia

Astrafobia

Autofobia

Bacteriofobia

Belonefobia

Bogifobia

Carcinofobia

Cardiofobia

Catoptrofobia

Cibofobia

Claustrofobia

Coitofobia

Colpofobia

Coulrofobia

Crisofobia

Demofobia

Dentofobia

Dismorfofobia

Efebifobia

Emetofobia

Entomofobia

Equinofobia

Eritrofobia

Erotofobia

Espectrofobia

Fagofobia

Filofobia

Fobia Social

Fobofobia

Geliofobia

Gerontofobia

Ginecofobia

Ginofobia

Glosofobia

Hemofobia

Heterofobia

Hidrofobia

Hipengiofobia

Hipofobia

Homofobia

Hoplofobia

Iatrofobia

Islamofobia

Judeofobia

Lalofobia

Ligirofobia

Meningitofobia

Mirmecofobia

Musofobia

Necrofobia

Negrofobia

Neofobia

Nictofobia

Nosofobia

Nudofobia

Obesofobia

Ofidiofobia

Parturifobia

Pedofobia

Pnigofobia

Ranidafobia

Rupofobia

Selacofobia

Sexofobia

Socerafobia

Somnifobia

Tafiofobia

Tanatofobia

Tapefobia

Tetrafobia

Trihexafobia

Triscaidecafobia

Tropofobia

Urofobia

Virginitifobia

Xenofobia

Zoofobia

¿Qué es una fobia?

Tratamiento de fobias

Tratar las fobias

Ataques de Pánico

Qué es Ataque de Pánico

Proceso

Síntomas

Fisiología

Psicología

Cómo afrontar el panico

Tratamiento

T.O.C.

Qué es TOC

Causas TOC

Tipos de TOC

Tratamiento TOC

Doble moral del obsesivo

Variantes del TOC

El Tiempo y el TOC

La soledad del TOC

Contagio del TOC

Angustia TOC

Trastornos de Ansiedad

¿Qué es TA?

Manifestación del TA

Síntomas TA

Tratamiento TA

Agorafobia

Ansiedad ante extraños

Ataque de pánico

Burnout (síndrome)

Crisis nerviosa

Estrés

Fatiga de combate

Fobia

Miedo al éxito

Miedo escénico

Mutismo selectivo

Neurastenia

Neurosis de angustia

Neurosis de guerra

Sindrome del nido

Síndrome del superviviente

Trastorno de ansiedad

Trastorno de ansiedad generalizada

Trastorno de ansiedad por separación

Trastorno por estrés postraumático

Trauma psíquico

Síndrome de Ulises

TRATAMIENTO PARA LAS FOBIAS

La anulación de los miedos implica la creación de una respuesta condicionada que contrarreste la respuesta condicionada de miedo. Si bien los estudios sitúan a la amígdala como lugar de ubicación de los recuerdos del miedo condicionado, los científicos afirman que los mecanismos para extinguir los temores se forman en la amígdala pero son transferidos a la corteza prefrontal media (mPFC) donde se almacenan.
 

Los nuevos mecanismos creados para contrarrestar el temor residen en la mPFC, desde donde se intenta anular el recuerdo del temor desencadenado desde la amígdala.

La mayoría de las terapias de comportamiento para anular el miedo se centran en la terapia de exposición. La psicología conductual y las terapias cognitivo-conductuales proponen como tratamiento de las fobias la terapia de exposición, que consiste en exponer al sujeto paulatinamente al objeto de su miedo. Por ejemplo, si alguien tiene fobia a los perros, primero se le muestra una foto del mismo, luego se le invita a una habitación donde haya un can, más adelante se fomenta que se le acerque, luego que lo acaricie y así sucesivamente hasta que la ansiedad, que la persona siente frente al objeto de su fobia, va disminuyendo. Este tipo de terapia no busca los problemas subyacentes o el porqué se ha originado la fobia sino que apunta solamente a la desaparición de la misma.(Blog de psicologia)

Tratamiento paradójico: autoprovocación

Según algunos autores [Nardone, Cagnoni, Escuela de Palo Alto] la autoprovocación sistemática y programada mediante la evocación de las fobias por parte del enfermo y la contemplación por parte del mismo de las peores alternativas posibles respecto a sus miedos proporciona una base importante para superar los ataques. La paradoja consiste en que el sujeto se enfrenta al miedo de la peor situación posible que contempla con el resultado de mejorar la convivencia del paciente con sus temores y su aprendizaje respecto a los mismos.
F. Cagnoni contempla en los tratamientos de autoprovocación una fase de redefinición de la relación con la percepción de uno mismo, con los demás y con el mundo de acuerdo con el efecto logrado con una prescripción diaria de "media hora de las peores fantasías ".

Con la recomendación de preguntarse "cómo empeorar" se pide al paciente que se pregunte a sí mismo la siguiente cuestión a diario: "¿qué tengo que hacer o no hacer, si yo quiero empeorar mi situación voluntariamente " y, posteriormente, reflexionar sobre las respuestas proporcionadas. Preguntándose a sí mismo esta cuestión, en general, los pacientes reconocen que lo que anteriormente han llevado a cabo por su cuenta como intento por sentirse mejor, en realidad, empeora la situación. En resumen, los intentos de soluciones disfuncionales se revelan sin tener que sugerirlo el terapeuta. En realidad se pide al sujeto la voluntaria sujeción a prescribir a sí mismo, diariamente, los síntomas más temerosos y, deliberadamente, sumergirse en las peores fantasías propias dentro de una especie de de comportamiento ritual preciso y formal.

En general, según Cagnoni, la prescripción de las peores fantasías produce dos efectos: la mayoría de las personas, a pesar de que tratan de sumergirse en la situación fóbica, no son capaces de sentir nada mientras que otras personas pueden evocar sus "fantasmas" y gestionar su malestar.

Otras terapias

Otras terapias suelen incluir técnicas programadas y sistemáticas de relajación (biorretroalimentación, yoga, etc.) o de control de la respiración.

Apoyo emocional

El apoyo emocional es importante para las personas con trastorno de pánico. Lamentablemente, existen ideas erróneas sobre la enfermedad que pueden hacer que ésta sea difícil de superar. Un estudio mostró que las personas que sufren trastornos de ansiedad comunicó la falta de comprensión de los demás como un obstáculo. Los amigos y miembros de la familia puede creer que el paciente no se esfuerza lo suficiente para controlar el problema y que la situación no es tan grave como el que la sufre hace que parezca. Otros piensan lo contrario -que la condición es más grave que lo que realmente es - y llegan a la conclusión de que los ataques de pánico indican que el que lo sufre ha enloquecido.  Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook