FOBIAS MIEDOS Y TRANSTORNO OBSESIVO COMPULSIVO

 

   
Fobias y Miedos

Acrofobia

Acuafobia

Aerofobia

Agateofobia

Agorafobia

Aicmofobia

Ailurofobia

Aliumfobia

Amaxofobia

Androfobia

Antropofobia

Aracnofobia

Astrafobia

Autofobia

Bacteriofobia

Belonefobia

Bogifobia

Carcinofobia

Cardiofobia

Catoptrofobia

Cibofobia

Claustrofobia

Coitofobia

Colpofobia

Coulrofobia

Crisofobia

Demofobia

Dentofobia

Dismorfofobia

Efebifobia

Emetofobia

Entomofobia

Equinofobia

Eritrofobia

Erotofobia

Espectrofobia

Fagofobia

Filofobia

Fobia Social

Fobofobia

Geliofobia

Gerontofobia

Ginecofobia

Ginofobia

Glosofobia

Hemofobia

Heterofobia

Hidrofobia

Hipengiofobia

Hipofobia

Homofobia

Hoplofobia

Iatrofobia

Islamofobia

Judeofobia

Lalofobia

Ligirofobia

Meningitofobia

Mirmecofobia

Musofobia

Necrofobia

Negrofobia

Neofobia

Nictofobia

Nosofobia

Nudofobia

Obesofobia

Ofidiofobia

Parturifobia

Pedofobia

Pnigofobia

Ranidafobia

Rupofobia

Selacofobia

Sexofobia

Socerafobia

Somnifobia

Tafiofobia

Tanatofobia

Tapefobia

Tetrafobia

Trihexafobia

Triscaidecafobia

Tropofobia

Urofobia

Virginitifobia

Xenofobia

Zoofobia

¿Qué es una fobia?

Tratamiento de fobias

Tratar las fobias

Ataques de Pánico

Qué es Ataque de Pánico

Proceso

Síntomas

Fisiología

Psicología

Cómo afrontar el panico

Tratamiento

T.O.C.

Qué es TOC

Causas TOC

Tipos de TOC

Tratamiento TOC

Doble moral del obsesivo

Variantes del TOC

El Tiempo y el TOC

La soledad del TOC

Contagio del TOC

Angustia TOC

Trastornos de Ansiedad

¿Qué es TA?

Manifestación del TA

Síntomas TA

Tratamiento TA

Agorafobia

Ansiedad ante extraños

Ataque de pánico

Burnout (síndrome)

Crisis nerviosa

Estrés

Fatiga de combate

Fobia

Miedo al éxito

Miedo escénico

Mutismo selectivo

Neurastenia

Neurosis de angustia

Neurosis de guerra

Sindrome del nido

Síndrome del superviviente

Trastorno de ansiedad

Trastorno de ansiedad generalizada

Trastorno de ansiedad por separación

Trastorno por estrés postraumático

Trauma psíquico

Síndrome de Ulises

DISMORFOFOBIA - ¿QUÉ ES? SINTOMAS Y TRATAMIENTO

El Trastorno dismórfico corporal (TDC) (anteriomente conocido como Dismorfofobia) es un trastorno somatomorfo que consiste en una preocupación excesiva y fuera de lo normal por algún defecto percibido en las características físicas (imagen corporal), ya sea real o imaginado. Si dicho defecto existe, la preocupación y ansiedad experimentada por estas personas es excesiva, ya que lo perciben de un modo exagerado.
 

El afectado puede quejarse de uno o varios defectos; de algunas características vagas, o de su aspecto en general (global), causando malestar psicológico significativo que deteriora su desempeño social y/o laboral, hasta el punto de manifestar síntomas ansioso-depresivos severos, el desarrollo de otros trastornos de ansiedad, aislamiento y exclusión social.

Esta diformidad neurologica es padecida por muchos deportistas de alta competición ya que en muchos de estos casos se ven débiles y sienten la obligación de hacer deporte. Estos transtornados anteponen el ejercicio físico a la vida social o incluso al trabajo. Ejemplos de deportistas que han padecido este transtorno son: Chuck Norris, Bruce Lee, Kaila Liverpool, Esteban Cara pan y muchos más.

Se trata de un cuadro psicopatológico descrito por primera vez en 1891 por el italiano Enrico Morselli (1852-1929), quien acuñó el término en 1886.

En su práctica, Freud tuvo al menos un paciente con este trastorno; el aristócrata ruso Sergei Pankejeff, llamado "El hombre de los lobos (der Wolfsmann)" por Freud, para proteger su identidad. Pankejeff manifestaba una excesiva preocupación por su nariz.

Se estima que el 1-2% de la población mundial reúnen criterios diagnósticos para TDC (Psychological Medicine, vol. 36, p. 877).

Las causas del TDC difieren de una persona a otra. Sin embargo, la mayoría de los investigadores creen que podría ser una combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales de su pasado o presente. Malos tratos, abuso o abandono pueden ser también factores contribuyentes.

El inicio de los síntomas generalmente ocurre en la adolescencia o en la edad adulta temprana, donde comienzan la mayoría de críticas personales relacionadas con la imagen corporal, aunque los casos de aparición de TDC en niños y adultos mayores no son desconocidos. Se cree erróneamente que el TDC afecta principalmente a mujeres, pero las investigaciones muestran que afecta a hombres y mujeres por igual.

El trastorno provoca deterioro en la calidad de vida; y suele darse comorbilidad con el trastorno depresivo mayor y la fobia social. Con una tasa de ideación suicida de alrededor del 80%, casos extremos de TDC puede ser considerados factores de riesgo para el suicidio, sin embargo , muchos casos de TDC son tratados con intervención psiquiátrica o psicológica. Una persona con este trastorno se puede tratar con psicoterapia, medicamentos o ambas modalidades. La investigación ha demostrado que la terapia cognitiva conductual (TCC) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden resultar eficaces en el tratamiento del TDC.

El Trastorno dismórfico corporal suele ser de curso crónico, y los síntomas tienden a persistir o empeorar con el tiempo si no se tratan. Los afectados por TDC padecen durante muchos años antes de decidirse a buscar ayuda psicológica o psiquiátrica.

Sinónimos

* Dismorfia (griego “dis”que significa “alteración” y “morfia” que significa “forma”)
* Dismorfofobia
* Trastorno dismórfico corporal (TDC)
* Dismorfia corporal
* Síndrome dismórfico
* Trastorno Somatoforme Atípico
* Trastorno Alucinatorio de Subtipo somático

Concepto

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM IV) define el trastorno dismórfico corporal como un trastorno somatomorfo marcada por una preocupación por un defecto imaginado (o real) en el aspecto que causa un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras importantes áreas de la actividad del individuo, como los estudios o las relaciones íntimas. A veces incluye el evitar aparecer en público e incluso ir a trabajar, comportamiento como salir de casa sólo de noche para no ser vistos o no salir en absoluto, llegando al aislamiento social.

La dismorfofobia es un trastorno mental que genera una imagen distorsionada del propio cuerpo. El trastorno generalmente se diagnostica a aquellas personas que son extremadamente críticas de su físico, apariencia o imagen corporal a pesar del hecho de no tener un defecto o deformación objetiva que lo justifique. Sin embargo, el TDC puede implicar un defecto real que en la mayoría de los casos es leve, pero el afectado sufre constantemente obsesionado con él. Los síntomas del individuo no se explican mejor por otro trastorno, por ejemplo, la preocupación por el peso suele ser atribuida a un trastorno de la alimentación.

Las principales obsesiones son con la piel, cara, genitales, arrugas, dientes, pecho, nalgas, cicatrices, asimetría facial, pelo, vello facial, labios, nariz, ojos, muslos, piernas, abdomen, orejas, barbilla...(ver Áreas corporales comunes objeto de la obsesión) Los hombres se preocupan generalmente de los genitales, mientras que las mujeres suelen preocuparse más con su cara, pelo y pecho. Personas allegadas al afectado no estarán de acuerdo con el defecto percibido y será motivo de discusión constante. El defecto sin embargo existe en los ojos del que sufre de TDC y no entiende que los demás no puedan ver el defecto que percibe. A pesar que sus teóricos defectos sean refutados por los demás, dará validez únicamente a lo que el mismo percibe.

Las personas con TDC comentan que desearían cambiar o mejorar algún aspecto de su apariencia física, aunque en general ellos tienen una apariencia normal o incluso pueden ser altamente atractivos. Los enfermos creen que son tan indescriptiblemente horribles que no son capaces de interactuar con otras personas o funcionar normalmente por miedo al ridículo y la humillación por su apariencia. Esto puede hacer que con frecuencia las personas con este trastorno se recluyan o tengan problemas en situaciones sociales (ansiedad social) por miedo a ser rechazados o criticados por su fealdad. Evitarán mirarse en el espejo. O pudieran hacer lo contrario, mirarse excesiva y compulsivamente en el espejo, analizando y criticando todos sus defectos. Esta obsesión por su apariencia física les ocupa generalmente una hora diaria (y a menudo más) y, en casos graves, disminución del contacto social, e incumplimiento de sus responsabilidades diarias, quedando recluidos en casa.

Se piensa erróneamente que el TDC está motivado por una excesiva y enfermiza vanidad o egolatría. Al contrario, las personas con TDC no creen ser más guapos y atractivos que los demás; en realidad perciben y piensan que sus hipotéticos defectos son irrevocablemente feos; o que determinados rasgos y características físicas no son tan buenos como ellos quisieran, acompañado de una desagradable sentimiento de ser imperfectos y/o inferiores a los demás.

Los casos más extremos pueden hacer que una persona desarrolle la llamada timidez amorosa (proveniente del concepto anglosajón love shy o love-shynesss y utilizado por el psicólogo Brian G. Gilmartin), una forma crónica de evitación de todas las relaciones íntimas. Pueden llegar a ser reservados y reacios a buscar ayuda por lo que puedan pensar de ellos o porque se sienten demasiado avergonzados. Se ha sugerido que son menos los hombres que buscan ayuda para la enfermedad que las mujeres.

En casos extremos puede haber tentativas de suicidio. Suelen estar desempleados o presentar desventajas en el trabajo, además de permanecer socialmente aislados, remarca en uno de sus trabajos el doctor David Veale del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Londres y psiquiatra consultor en el Priory Hospital North London.

Un estudio alemán ha demostrado que el 1-2% de la población cumple todos los criterios diagnósticos del TDC, con un porcentaje mayor que sólo muestran síntomas leves de la enfermedad (Psychological Medicine, vol. 36, p. 877, vol. 36, p. 877). La baja autoestima (crónica) es una característica intrínseca de las personas con TDC, ya que la valoración de su valía como personas está tan estrechamente vinculada con la percepción de su apariencia.

El TDC se diagnostica a hombres y mujeres por igual, y desencadenan síntomas (o un verdadero cuadro) de ansiedad social para quienes lo padecen.

Phillips documentó que el 97 por ciento de los pacientes con TDC evitan las actividades sociales normales y ocupacionales. La mayoría son solteros o divorciados. Muchos presentan ideas suicidas o autodestructivas, y suelen invertir varias horas del día en mirarse al espejo, un acto compulsivo que corresponde a lo que se conoce como una práctica ritual desde el punto de vista psiquiátrico.

Una reciente investigación mediante visualización de escaneos cerebrales, pone de manifiesto que el cerebro de estas personas es, en principio, estructuralmente normal, pero el problema es que funciona de modo anormal cuando procesa los detalles visuales.

Rasgos de personalidad

Algunos rasgos de personalidad asociados:

* Inseguridad.
* Sensibilidad.
* Introversión.
* Timidez, inhibición.
* Necesidad imperiosa de recibir la aprobación de los demás.
* Especial sensibilidad al rechazo y la crítica; vulnerabilidad.
* Excesiva autoconsciencia.
* Obsesividad.
* Ansiedad.
* Narcisismo.
* Hipocondría.
* Neuroticismo.
* Perfeccionismo.
* Autoestima, autoimagen y autoconcepto pobre (altamente dependiente de la valoración de su apariencia física).
* Dificultad para las relaciones interpersonales, déficit en habilidades sociales y asertividad.
* Rasgos de personalidad por evitación, personalidad dependiente, personalidad obsesivo-compulsiva. (Cluster C, DSM IV).
* Posiblemente también: rasgos de personalidad limítrofe, narcisista e histriónica (Cluster B, DSM IV).

Nota: No tienen por que darse los mismos rasgos en todos los afectados. Los rasgos de personalidad pueden variar mucho de un sujeto a otro.

Comorbilidad

Se observa comorbilidad frecuente en el TDC, especialmente para la depresión, la fobia social, trastorno de personalidad por evitación y dependiente y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC); todos ellos relacionados con el perfil común de los afectados por TDC: sujetos tímidos, introvertidos y con elevado neuroticismo.

Algunas investigaciones indican que alrededor del 76% de las personas con TDC experimentarán un trastorno depresivo mayor en algún momento de sus vidas, significativamente más alto que el 10-20% esperado en la población general. Casi el 36% de las personas con TDC también producirá agorafobia y en torno a un 32% se verán afectados por el trastorno obsesivo-compulsivo. El TDC estaría englobado dentro del llamado espectro obsesivo-compulsivo Obsessive–compulsive spectrum . Éste comprende la hipótesis de un espectro de trastornos psiquiátricos y médicos relacionados con el trastorno obsesivo-compulsivo. Muchos de estos trastornos se solapan con el TOC en el perfil sintomático, la demografía, la historia familiar, la neurobiología, comorbilidad, curso clínico y respuesta a diversos tratamientos farmacológicos.

Comorbilidad asociada:

* Trastorno obsesivo compulsivo
* Trastornos alimentarios: anorexia nerviosa, bulimia, ortorexia, vigorexia (dismorfia muscular)
* Trastornos de personalidad
* Depresión
* Trastorno de ansiedad social (fobia social)
* Hipocondría
* Agorafobia
* Tricotilomanía
* Dermatilomanía
* Síndrome de referencia olfativa

Complejo de Tersites

El “Complejo de Tersites”, relacionado al mito del hijo de Agrio, Tersites, quien según se cuenta era el griego más feo y el hablador más imprudente de Troya siendo asesinado por tal concepto por Aquiles .

En 1962 Stutte utilizó la terminología “Complejo de Tersites” para denominar a aquellas personas que padecían de un real aunque leve defecto físico, pero que al contextualizarse en la búsqueda de la perfección estética impuesta por la sociedad vivían su defecto de una manera traumática.

Síntomas

Hay muchos síntomas y comportamientos comunes asociados con la dismorfofobia. Con frecuencia, estos síntomas y comportamientos son determinados por la naturaleza del defecto que se percibe por parte del afectado; por ejemplo, el uso de cosméticos es más común en aquellos que perciben defectos en la piel. Debido a esta dependencia de la percepción, muchas personas que padecen de dismorfofobia, sólo mostrarán algunos síntomas y comportamientos comunes.

Síntomas

Los síntomas comunes incluyen:

* Pensamientos obsesivos acerca de los defectos percibidos.
* Comportamientos obsesivo-compulsivos relacionados con los defectos percibidos.
* Síntomas de trastorno depresivo mayor.
* Ideas y creencias delirantes relacionados con los defectos percibidos.
* Aislamiento social y familiar; trastorno de ansiedad social (TAS) o fobia social; ansiedad interpersonal; retraimiento y/o aislamiento social autoimpuesto.
* Ideación suicida.
* Ansiedad; posibles ataques de pánico.
* Baja autoestima; pobre autoconcepto y autoimagen.
* Comparaciones obsesivas con los demás.
* Sentimientos de temor y aversión en ambientes sociales pensando e imaginando que otros notan y se burlan de sus defectos percibidos.
* Sentimientos intensos de vergüenza y bochorno.
* Sentimientos de inferioridad e inadecuación.
* Conductas de evitación: evitan salir de casa, relacionarse; o sólo salen en momentos putuales; por ejemplo, por la noche.
* Conductas de dependencia: dependencia de otros; un compañero, amigo o familiar.
* Absentismo laboral, baja productividad, pérdida de empleo; incapacidad para trabajar o incapacidad para centrarse en él debido a la preocupación por su apariencia.
* Disminución del rendimiento académico (problemas para mantener las calificaciones habituales, problemas de asistencia a la universidad o escuela).
* Problemas para iniciar, establecer y mantener relaciones significativas (tanto las relaciones íntimas como las de amistad).
* Problemas matrimoniales o de pareja.
* Abuso de alcohol y/o drogas (a menudo en un intento de automedicarse).
* Comportamientos repetitivos ritualizados (como la aplicación constante de maquillaje; verificar periódicamente la apariencia en los espejos (conductas de chequeo).
* Percibir que su imagen varía en algo cada vez que se observan en un espejo o superficie reflectante.
* Perfeccionismo (sometiendose a cirugía estética y realizar conductas tales como hidratación y ejercicio excesivo con el objetivo de crear un cuerpo ideal pero inalcanzable y reducir así la ansiedad).

Conductas compulsivas

* Conductas compulsivas comunes asociadas con el TDC:
* Comprobaciones compulsivas en espejos, ventanas, puertas o cualquier otra superficie reflectante.
* Contrariamente, incapacidad (o fobia) de mirar su propio reflejo, fotografías y videos de uno mismo. Eliminación de todos los espejos y superficies reflectantes de la casa.
* Intentos de camuflar los defectos: por ejemplo, con camuflaje cosmético, usar ropa holgada, mantenimiento de una postura corporal específica o el uso de sombreros.
* El uso de técnicas de distracción: intentos de desviar la atención del defecto percibido por la persona, por ejemplo, usar ropa extravagante o joyas excesivas.
* Excesivas conductas de aseo: dermatilomanía, peinarse, depilarse las cejas, afeitado, limpieza de cutis, etc.
* Palpaciones compulsivas de la piel , sobre todo para sentir y estimar el defecto percibido.
* Conductas hostiles hacia otros por razones desconocidas, especialmente hacia los de sexo opuesto o del mismo sexo en caso de homosexualidad.
* Buscar seguridad de sus seres queridos (refugio).
* Excesiva y estricta dieta y ejercicio, enfocada a cambiar su apariencia exterior.
* Autolesiones.
* Comparar su apariencia o determinadas partes del cuerpo con la de los demás; obsesión con famosos o modelos a los que el afectado de TDC desea parecerse.
* Búsqueda compulsiva de información: lectura de libros, artículos de periódicos, enciclopedias, revistas y sitios web relacionados con los defectos que percibe; por ejemplo, pérdida de cabello o sobrepeso.
* Obsesión con la cirugía plástica, estética o reparadora; cosmética o procedimientos dermatológicos. Si se someten a estas técnicas, a menudo consiguen resultados poco satisfactorios o en el peor de los casos agravamiento (en la percepción del paciente).
* En casos extremos, los pacientes han intentado realizar una cirugía plástica por sí mismos, incluyendo liposucción y varios implantes con resultados desastrosos.
* Uso excesivo de enemas (si la obesidad es su preocupación).

 Áreas corporales comunes objeto de la obsesión

En la investigación llevada a cabo por el Dr. Katharine Philips, con la participación de más de 500 pacientes, se porcentualizó las áreas corporales objeto de la preocupación, más comunes:

Piel (73%)
Cabello (56%)
Peso (55%)
Nariz (37%)
Dedos del pie (36%)
Abdomen (22%)
Senos/pecho/pezones (21%)
Ojos (20%)
Muslos (20%)
Dientes (20%)
Piernas (general) (18%)

Estructura corporal/estructura ósea (16%)
Rasgos faciales (en general) (14%)
Cara tamaño/forma (12%)
Labios (12%)
Glúteos (12%)
Barbilla(11%)
Cejas (11%)
Caderas (11%)
Orejas (9%)
Brazos/muñecas (9%)

Cintura (9%)
Genitales (8%)
Mejillas/pómulos (8%)
Pantorrilla (8%)
Altura (7%)
Cabeza (tamaño o forma) (6%)
Frente (6%)
Pies (6%)
Manos (6%)
Boca (6%)

Mandíbula (6%)
Espalda (6%)
Dedos (5%)
Cuello (5%)
Hombros (3%)
Rodillas (3%)
Tobillos (2%)
Músculos faciales (1%)

Las personas con TDC a menudo tienen más de un área corporal motivo de preocupación.

Causas

Este trastorno suele comenzar en la adolescencia e ir disminuyendo con la edad, aunque en ocasiones puede volverse crónico.

La dismorfobia es mucho más común entre jóvenes de clase alta, con pocos o ningún defecto físico. Influenciados por los medios de comunicación y los altos estándares de belleza actual, empiezan a tener una percepción errónea o exagerada de defectos físicos imperceptibles o imaginarios. Éste trastorno afecta a hombres y mujeres por igual.

No hay una única causa determinante en el desarrollo del trastorno dismórfico corporal. La investigación muestra un número variable de factores que pueden estar involucrados y que pueden ocurrir en combinación. El TDC puede estar asociada con trastornos alimenticios, como el síndrome del comedor compulsivo, anorexia nerviosa o la bulimia, o puede también relacionarse con la fobia social o trastorno de ansiedad social.

El trastorno obsesivo-compulsivo y la fobia social.

TDC suele ser comórbido al TOC, donde el paciente realiza rituales que, literalmente, dominan todas las esferas de su vida. Una predisposición genética o historial para el trastorno obsesivo-compulsivo, puede hacer que las personas sean más susceptibles al TDC. Otras fobias como la fobia social o trastorno de ansiedad social también puede ser concurrentes.

Psicológicas

Bromas o críticas:

Se ha sugerido que la burla, crítica o humillación sobre la apariencia física podría desempeñar una función importante en el desarrollo del TDC. Aunque es poco probable que las burlas causen por sí mismas dismorfofobia, aún así, los niveles extremos de abuso en la infancia o juventud, acoso y tortura psicológica etiquetados y calificados como "burlas" y/o "bullying" a veces conduce a un trastorno de estrés postraumático en personas vulnerables. Alrededor del 60% de las personas con TDC informan de haber padecido reiterados episodios de humillación en su infancia y juventud.

Estilo de crianza de los hijos:

Del mismo modo que las burlas, el estilo de crianza puede contribuir a la aparición de TDC; por ejemplo padres que, o bien ponen excesivo énfasis en la estética, la apariencia o el desprecio en absoluto, puede actuar como un disparador de la predisposición genética.

Otras experiencias de vida:

Muchas otras experiencias de vida también pueden actuar como desencadenantes de la dismorfofobia; por ejemplo, el abandono, físico, emocional o sentimental; fracaso en relaciones, resultados académicos o laborales; generan traumas psíquicos que provocan inseguridad y miedo patológico al rechazo.

Ambiente

Se ha teorizado que los medios de comunicación pueden contribuir a la aparición del TDC, por ejemplo modelos, actores, cantantes y personajes famosos en general; y la necesidad implícita de la belleza estética a la que va asociada. Sin embargo, el TDC se produce en todas las partes del mundo, incluidas en zonas aisladas donde los medios de comunicación son limitados o casi inexistentes. La presión mediática es un factor causal poco probable para TDC, aunque sí que puede actuar como un catalizador en sujetos que están genéticamente (o psicológicamente) predispuestos; o también podrían empeorar los síntomas de TDC ya existentes.

Personalidad

Ciertos rasgos de la personalidad pueden hacer susceptibles a ciertas personas a desarrollar un TDC. Los rasgos de personalidad que se han propuesto como factores contribuyentes son, como se ha dicho anteriormente:

* Perfeccionismo.
* Introversión.
* Temperamento ansioso.
* Dificultad para las relaciones interpersonales / déficit en habilidades sociales y asertividad
* Timidez / Inhibición / Apocamiento.
* Autoestima y autoconcepto altamente dependiente del exterior.
* Elevado Neuroticismo.
* Sensibilidad al rechazo y la crítica.
* Personalidad por evitación.
* Personalidad Esquizoide.
* Fobia social (trastorno de ansiedad social).

Factores de riesgo

En publicaciones anteriores se han descrito la existencia de varios factores de riesgo para TDC, a saber:

* Trastorno obsesivo compulsivo
* Predisposición genética.
* Rasgos de personalidad tales como perfeccionismo, introversión, timidez y temperamento ansioso.
* Traumas en la infancia causados por constantes burlas, insultos, motes y humillación referido al aspecto físico.
* Bullying o cualquier otra forma de maltrato psicólogico.
* Aislamiento y rechazo social.
* Malas relaciones interpersonales.
* Problemas psicólogicos y/o emocionales tempranos.
* Influencias paterno-filiales: padres sobreprotectores y/o exigentes; maltrato psicológico; abandono; separación; carencias afectivas y/o emocionales.
* Historia crónica de problemas dermatológicos y/o estigmas físicos o complejos de la adolescencia(como por ejemplo: el acné), como así también el someterse a cirugías estéticas varias.
* Sensibilidad estética y sobrevaluación de la imagen y/o apariencia.

Criterios diagnósticos

"Criterios para el diagnóstico de F45. Trastorno dismórfico corporal (300.7)":

A. Preocupación por algún defecto imaginado del aspecto físico. Cuando hay leves anomalías físicas, la preocupación del individuo es excesiva.
B. La preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
C. La preocupación no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., insatisfacción con el tamaño y la silueta corporales en la anorexia nerviosa).

(Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) cuarta edición (usualmente conocido como DSM-IV por sus siglas en inglés.")

Frecuencia relativa

Según el libro “Obsesiones Corporales” en el año 2003 la cantidad de personas afectadas por TDC alcanzaba más de 5 millones en Estados Unidos. Hoy se cree que el porcentaje sobre la población estadounidense supera el 2 por ciento. En general, mundialmente se estima que la incidencia es de entre el 0,5 y el 1,2 por ciento.

Relación con la Cirugía cosmética

En una serie de 50 pacientes, informada previamente por D Veale9 el 26% había solicitado tener 1 o más operaciones cosméticas, aunque no se tienen datos sobre la evolución. Las cirugías repetidas tienden a aumentar la insatisfacción, y algunas de ellas tales como la rinoplastia, tienden a resultar más insatisfactorias. Estudios dan cuenta de que entre un 23 y un 40% se somete a cirugías plásticas y un 12% sigue tratamientos dermatológicos.10

Tratamiento

El tratamiento psiquiátrico para estos pacientes es difícil, pero con terapia y/o medicación, incluso los que aceptan que el problema está en su mente y no en su cuerpo, se pueden recuperar.

El estudio de la UCSD incluye exploraciones con PET y MRI para hacer mediciones de estructuras y procesos cerebrales, junto con pruebas neuropsicológicas de memoria, aprendizaje, atención, toma de decisiones, y habilidades visuales-espaciales.

Terapia cognitivo-conductual

El compromiso y la ayuda a los pacientes para desarrollar una buena comprensión psicológica de los factores que mantienen el TDC debe ser esenciales en ella . Esto luego lleva a experiencias de comportamiento o tareas graduales de exposición o actividades sin los comportamientos seguros.

Puede requerir la redescripción de las imágenes de los traumas pasados y reestructuración cognitiva para la obtención de valores idealizados acerca de la importancia de su propia apariencia.

Asimismo como es común con los trastornos crónicos los pacientes encuentran mucha ayuda al concurrir a grupos de apoyo.

Farmacoterapia

La neurobiología y el papel de la serotonina en el TDC son especulativos, y existen informes de casos de empeoramiento del trastorno con inhibidores de la recaptación de serotonina.

Sin embargo, otros plantean que , como en el TOC, los tratamientos farmacológicos más eficaces para el TDC son dosis altas de inhibidores de la recaptación de serotonina (IRS). El tema de la medicación puede enfocarse afirmando "Esta medicina le ayudará a superar el estrés y desmoralización que le produce su aspecto".

Los IRS más eficaces son:

clomipramina (175 mg/día)
fluoxetina (50 mg/día
fluvoxamina (260 mg/día)

y, posiblemente, otros fármacos (paroxetina, sertralina y citalopram) Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook